lunes, 31 de agosto de 2015

Aguas De Color


Aquel hombre quiso saber a dónde llegaban las aguas de una corriente subterránea que había descubierto, de modo que echó en el agua unos polvos de fuerte tinte que llevaba, color de bermellón.
Por ninguna parte salieron las aguas así coloreadas, y por eso al cabo de algún tiempo el hombre se olvidó de la cuestión.
Cierto día el hombre partió a un viaje muy largo.
Fue a dar en sus andanzas al otro lado del mundo.
Y una tarde, en un país remoto, cuando el hombre estaba en un lejano bosque, sentado a la vera de un pequeño manantial, las aguas de esa fuente comenzaron a salir pintadas por el color que hacía muchos años él había puesto en aquel río subterráneo.


Armando Fuentes Aguirre

Igual sucede con los actos nuestros. 
No sabemos cómo ni cuándo habrán de manifestarse, 
y cuáles serán sus consecuencias. 
Debemos cuidar por eso el color de nuestro río



Conexión Con Lo Que Realmente Somos


Sin embargo para vivir no se necesita nada;
sólo se necesita la vida, y la conexión con lo que realmente somos


domingo, 30 de agosto de 2015

Música de Flauta


Pakarina_Clouds

Me Acaban De Diagnosticar Con S.A.I.P.E.



Me acaban de diagnosticar con S.A.I.P.E.
 (Síndrome de Atención Inexistente Provocado por la Edad ).
Usualmente estas son las manifestaciones...
Me estoy tomando una coca fría...
Así que decido lavar el auto.
Al ir a la cochera!!!!!....
Veo que hay correo en la mesita de la entrada.
Reviso las cartas antes de lavar el auto.
Dejo las llaves del auto en la mesita...
Voy a tirar los sobres vacíos y la propaganda en el bote de basura.
Y me doy cuenta que está lleno.
Decido dejar las cartas (entre las que hay una factura) en la mesita...
Y sacar la bolsa de basura.
Entonces pienso que....
Ya que voy afuera...
Puedo pagar la factura con un cheque.
Ya que el banco está a 50 metros de la puerta.
Saco del bolsillo la chequera...
Y veo que queda un solo cheque en blanco.
Voy al escritorio a buscar otra chequera.
Y encuentro sobre la mesa la coca que me estaba tomando...
Y se me había olvidado.
Saco la lata para que no se vaya a derramar sobre los papeles...
Y me doy cuenta que se está calentando.
Por lo que decido llevarla al refri.
Al ir hacia la cocina.
Me fijo que el jarrón de flores de la cómoda de la entrada...
Está sin agua.
Dejo la coca sobre la cómoda..
Y descubro los anteojos para ver de cerca...
Que estuve buscando toda la mañana.
Decido llevarlos a mi escritorio.
Y después..
Poner agua a las flores.
Llevo los anteojos al escritorio.
Lleno una jarra de agua en la cocina..
Y de repente!!!!!!...
Veo el control remoto del televisor.
Alguien lo olvidó en la mesa de la cocina...
Me acuerdo que anoche lo estuvimos buscando como pendejos... jajajajajajajajajajajajajaja!!!!!!!....
Decido llevarlo al cuarto de la Tele...
Donde debe estar..
En cuanto ponga el agua a las flores.
Echo un poquito de agua a las flores...
Y la mayor parte se me derrama por el suelo.
Por lo tanto....
Vuelvo a la cocina.
Dejo el control remoto sobre la mesa...
Y agarro unos trapos para secar el agua.
Voy primero al baño..
Y luego en el pasillo me detengo...
Tratando de acordarme...
Qué chingados es lo que quería hacer con estos trapos hediondos...
Al final de la tarde...
El auto sigue sin lavar...
No pagué la factura..
El bote de basura está lleno.
Hay una lata de coca caliente en la cómoda..
Las flores siguen sin agua...
Sigue habiendo un solo cheque en blanco en mi chequera.
No encuentro el méndigo control remoto de la tele...
Ni mis anteojos para ver de cerca..
Hay una fea mancha en el parquet de la entrada...
Y no tengo ni idea de dónde están las llaves del coche.
Ah!!!!!...
Y traigo un trapo apestoso en la mano!!!!!....
Me quedo pensando...
Cómo puede ser!!!!!...
Que sin haber logrado nada en toda la méndiga tarde...
Haya estado todo el tiempo en chinga y esté tan cansada.
Hazme un favor!!!!!!!....
Envía este mensaje a todos los que conozcas.
Porque no me acuerdo bien a quién carajos se lo mandé...
Y no te rías!!!!!!...
Porque si aún no te pasa lo mismo.
NO TARDAS!!!!!!.....
JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA


En Busca De Compañía


Un Guerrero de la Luz necesita AMOR.
El afecto y el cariño forman parte de su naturaleza, tanto como el comer, el beber o el gusto por el Buen Combate.
Cuando el Guerrero no se siente feliz ante una puesta de sol, es que algo anda mal.
En ese momento, interrumpe el combate y va en busca de compañía, para contemplar juntos el atardecer.
Si tiene dificultades para encontrarla, se pregunta a sí mismo:
-‘¿He tenido miedo de aproximarme a alguien?’
-‘¿He recibido afecto y no lo he percibido?’
Un guerrero de la luz utiliza la soledad, pero él no es utilizado por ella.

Desconozco el autor



sábado, 29 de agosto de 2015

Continuaré


Seguiré tomando mis propias decisiones, 
si me pierdo en el trayecto sufriré, 
si me equivoco rectificaré, 
y si no puedo reparar el error...continuaré

Piensa




Así es como el cerebro humano trabaja a menudo cuando nuestro "status cambia".

Sólo unos pocos recuerdan cómo era la vida antes, y a quienes siempre estuvieron a su lado en las situaciones más dolorosas.


La vida es un regalo!

Hoy antes de decir una palabra no amable.
Piensa en alguien que no puede hablar.


Antes de que te quejes sobre el sabor de la comida.
Piensa en alguien que no tiene nada que comer.


Hoy antes de quejarte de la vida.
Piensa en alguien que se fue demasiado pronto al cielo.


Antes de que te quejes de tus hijos.
Piensa en alguien que desea hijos, pero no puede.


Antes de discutir sobre tu casa sucia a alguien por no limpiarla.
Piensa en las personas que viven en las calles.


Antes de quejarte por las distancias que manejas.
Piensa en alguien que camina la misma distancia con los pies.


Y cuando estés cansado y te quejes de tu trabajo.
Piensa en los desempleados, los discapacitados y los que desearían tener tu trabajo.


Pero antes de pensar en señalar con el dedo o condenar.
Recuerda que ninguno de nosotros está libre de cometer errores.


Cuando los pensamientos deprimentes quieran derribarte.
Pon una sonrisa en la cara porque estás vivo.

Desconozco el autor


viernes, 28 de agosto de 2015

Locuras


A veces uno hace unas locuras...
Que merecen repetición

El Cerro Volcán


En tiempos muy remotos, la gente que transitaba por estos lugares se guiaba en las noches por un cerro cónico que despedía llamaradas, como un volcán.
Todavía los idiomas no se habían mezclado.
A un arroyo lo llamaban Chapadleufú, palabra compuesta por barro y agua que corre.
Un cerro era casu y para designar algo que sobresaliera, lo designaban hati.
Casuhati significaba, entonces, cerro alto.
El hombre era guayna, el sud tehuel.
Conocían una región desierta a la que llamaban Huecufú Mapu, país del mal.
Por ahí andaba Gualichu, un espíritu destructor enemigo de la gente.
Los guaynas la evitaban cuando iban o volvían del tehuel, porque en ella las tormentas de arena eran muy fuertes, los cegaban hasta extraviarlos y muchos murieron en el intento de atravesarla.
Según ellos había por el suelo piedras redondas, marcadas con un surco en el medio por el dedo pulgar de quien las había sembrado: Gualichu.
El podía transformarse en cualquier fenómeno de la naturaleza, en planta o animal, según le viniera en gana.
Y lo peor de todo: podía salir a enredar las cosas por el mundo.
Por ejemplo, lograr que los de un lado y otro de su tierra pelearan sin motivo.
Si los guaynas salían a cazar y se alejaban demasiado, desviaban el camino por la costa para no cruzar por ese lugar tan temible.
Llegaban al cerro cónico y alimentaban el fuego de la cima con ramas de curru-mamül, un arbusto que entonces abundaba.
Algunos se quedaban durante días o semanas para mantener vivo al cerro y guiar a los demás cuando regresaran.
A ese punto de referencia lo llamaban Vuülcan, que significa sierras unidas por la base.
Cuando las lenguas empezaron a confundirse, le quedó un nombre que se le parece y recuerda lo que era antes: Sierras del Volcán.
Mucho tiempo pasó y la cima del Vuülcán dejó de iluminar a la gente, que ya no recorre largos caminos por la costa para evitar el país maldito.
Hacia el oeste hay una sierra, con un gran mordisco que entonces no tenía.
Y en medio están los campos cultivados y la habitación de quienes apenas recuerdan esas épocas lejanas y el nombre que designaba a cada cosa.
Siguen contando, sin embargo, que todo cambió un atardecer.
La sierra del poniente comenzaba a desdibujar su línea continua y en la cima del Volcán brillaba, atenta, la luz de los cazadores.
Fuego y ceniza se esparcían en oleadas grises y amarillas por los campos del valle, en la espera solitaria de la noche.
Aún no los cruzaba el arado ni detrás de él las semillas despertaban del letargo a la tierra.
Los arbustos resecos tenían sed.
Una figura de piel frutal y ojos de asombrada inocencia se asomó a ese palacio de cobre violeta.
La llamaban Ayelén, alegría.
Abrió en él su perfume delicado, un sendero de estrellas silenciosas que perseguían al sol.
Era como el destello de color que brota en el extremo anhelante de la rama seca, o una caricia de seda sobre la piedra y el metal.
Con pasos frágiles, tendió la mirada curiosa hacia el horizonte.
Descubrió el límite, la región donde la noche próxima abría ya el paisaje del misterio.
El Volcán le teñía los cabellos con resplandores rojizos y el crepúsculo refrescaba su piel joven.
Fue entonces que de las entrañas de la tierra brotó un rugido, quebró el aire quieto de la tarde y lo pobló de un hálito sulfuroso y gris.
Venía de lejos: de un país desierto que extraviaba a la gente con ventiscas de arena para devorarla.
Se había transformado en temblor que sacudía al valle. Había adquirido garras con las que despeñaba las piedras, alas con las que ahuyentaba al sol moribundo y un soplo de silencio con el cual confundía las palabras.
Era Gualichu, el demonio que había salido de su Huecufú-Mapu. Trepó a la cúspide iluminada, quedó suspendido como una palabra dicha a medias, ante la sorpresa de esa presencia erguida en mitad de su reino, hasta entonces incuestionado.
Rugió y golpeó una y otra vez: en su fragua fundía los lenguajes para confundir a la gente.
Su imperio era invadido y no ahorraría maldades para reconquistarlo.
Ayelén se detuvo, en medio del valle.
Miró hacia el Volcán, cada vez más luminoso a medida que el sol se ocultaba.
Su voz alegraba el aire enrojecido del crepúsculo:
-¿Es el sonido de la tierra que ruge en la penumbra, o hay un espíritu que quiere hablarme?
Desde la cima chispeante, bajó la voz a responderle:
-Estos son mis dominios, desde siempre. Los astros giran según mis designios. Cada piedra ocupa el sitio que he determinado. Hasta el último arbusto implora su gota de lluvia por mi voluntad y puedo concederla o negársela sin explicaciones. ¿Cómo te atreves a invadir mi reino? ¿Acaso estás extraviada?
-¡No, no me he perdido! He llegado a este yermo a encontrarme con quienes regresan para transformarlo todo. Quiero recibirlos, como mi nombre, con alegría.
La voz se revolcó en fragores profundos, esparció su ira creciente y le lanzó su dentellada de incredulidad:
-¿Acaso existe un poder mayor que el mío? Mi fuerza tiene la impetuosidad de las olas, mi espacio es el de los astros y mi tiempo es aquel que no ha nacido y nunca morirá. ¿Cómo pretendes, mísero pétalo apenas sujeto a un tallo leve, perturbar mi eternidad?
-Sigo una ley tan poderosa que no hay temor capaz de detenerme- respondió, en un murmullo suave, Ayelén.
La voz bajó del Volcán, desplomó sus pasos de yunque y la rodeó con temblores de catástrofe.
Se acercó transformado en puma hambriento, pronto a arrebatar la vida a esa hoja, tierna y breve como el instante que precede a la noche.
Aspiró su perfume, que sin comprenderlo le pareció el de la tierra arada o el de los jazmines del jardín cuando anochece.
Las garras casi rasgaron sus mejillas y el fuego de esos ojos, que ardían desde siempre en la tierra profunda, estuvo a punto de disgregarla en ceniza.
Pero se detuvo y voló como un pájaro oscuro que giraba a su alrededor, indeciso.
Se le oyó musitar, entre vapores:
-¡Qué bella es! ¿Cómo puede un ser tan pequeño y solitario reunir la perfección del cristal, la suavidad de la flor, la frescura del ocaso, la calidez del mediodía? ¿Quién ha enviado esta copa de licores desconocidos, que me suspenden en el aire sin que pueda herirla? ¡A mí, que soy fuerza sin control, amo y señor de la luz y la oscuridad! ¿Cómo es que me contagia la alegría de esperar a los que vuelven de un largo viaje?
Ella lo vio remontarse hacia los últimos rayos del sol, hueco negro de bordes dorados, alas que presagiaban otro mundo abierto más allá, donde otra vez sería felino deslizándose entre las grietas y luego el camino ardiente de la lava y la prisión de roca, el temblor y la furia.
Creyó ver bajo esas alas un universo de seres y objetos que se postraban a sus pies.
Palacios traslúcidos donde colgaban lámparas eternas de cuarcitas, arroyos de frescura que sembraban frondas rumorosas, vasos repletos de perfectas joyas creadas por la mano de un Artista sin maestros.
Allá iba el oscuro pájaro, arrebatando rayos de pureza al sol moribundo para engalanarla con una luz dorada que enceguecía.
Cada giro en el aire era un ademán creador de bellezas cautivantes; cada vuelta, una ofrenda a la vez grandiosa y humilde, sólo para ella rescatada del caos mineral y del silencio de la noche.
Ayelén escuchó muy adentro suyo esa voz de alegría, como si proviniera de la costa, donde el mar salpicaba de espuma las cavernas.
¿Eran los cazadores, de regreso?
Venían por la llanura lejana, hacia la antorcha del Volcán, destacada ahora en medio de la oscuridad.
Le contaban que habían hallado extrañas artes de otros hombres: la semilla, esperanza de un sol que siempre vuelve; las letras, siembra para otro día que habría de nacer.
Los rostros se multiplicaban en una marcha sin descanso, hacia ella, hacia el lugar donde había encontrado el límite continuo de sierras.
Un joven gallardo y seguro los dirigía.
Tal vez buscaba su Ayelén.
Su bandera era un cielo de amanecer, más allá del Vuülcán.
La agitaba sin descanso y la multitud lo seguía, rumoreando una canción que era de este mundo pero parecía adelantarse y transformarlo todo.
Las alas de la noche se detuvieron a esperarla, impacientes.
La reclamaron a su reino tendiéndole su ofrenda.
Por un momento ella se sintió atraída, pero enseguida vio las garras punzantes que la sostenían y se negó una y otra vez.
Entonces, el pájaro descendió al puma y el puma a la furia incontrolada de la piedra en movimiento.
Era otra vez el caos, en medio de la noche.
Rocas sobre rocas que se desplomaban, vientos de tierra arenosa que enloquecían, temblores que estallaban contra su cara como las olas del mar en una tempestad.
La cima cónica seguía guiando a los cazadores, que regresaban multiplicados aunque Ayelén no pudiera verlos.
La furia cruzó el valle y en el horizonte de sierras marcó una dentellada diabólica.
Es desde entonces un hueco, una curva dejada en su paso hacia el volcán, marca indeleble del amor desahuciado y el fin de un reinado que se creía eterno.
Todavía fue un rugido inmenso mientras cruzaba el valle y se hundía en el cráter llameante del cerro, que se tapó sepultándolo con piedras.
Los cazadores no encontraron la antorcha que los guiaba.
Sólo vieron el resplandor final del último día en que vivirían en paz.
Gualichu había impregnado la tierra con vapores de rencor y mezclaba las lenguas para que los hombres no pudieran comprenderse.
Muchas cosas cambiaron de nombre.
El Volcán no volvió a arder y hacia el oeste, el profundo Mordisco del Diablo identifica desde entonces un lugar que cambió para siempre.
Cuando la cosecha es abundante, un ser querido regresa al hogar o se celebra una fiesta, la gente expresa su alegría.
Es un regalo de la tierra, que recuerda a Ayelén.

Jorge Dágata en colaboración con Susana Taddeo



miércoles, 26 de agosto de 2015

Transformarte En Algo Diferente


-¿Crees que la vida te hace siempre lo mismo?-, me dijo un verdadero maestro.
-Pues estás en lo cierto. Siempre te hará lo mismo, mientras tú sigas siendo el mismo.
Lo que la vida le hace a cada uno, depende de lo que cada uno es.

Si quieres algo distinto de la vida, tendrás que empezar por transformarte a ti mismo en algo diferente.-

martes, 25 de agosto de 2015

La Patasola


Enemiga de los hombres, acosada por una culpa antigua, poseída del horror de su propia apariencia, jamás se detiene en su vértigo de odio y espanto. 
Allí va con los ojos tortuosos y lejanos y el cabello enredado de lianas. 
Dando saltos con la pata de oso desaparece de la espesura.  
Compañera de los tigres y las arañas, trasnochada por la pena de un amor desorbitado, la Patasola odia el agua, los cielos azules y la salida del sol. 
Su reino pertenece a los crepúsculos y a las noches tenebrosas de los montes.
Aunque algunas veces, cuando olvida el dolor, canta o espera la aparición de la luna sobre el copo de los árboles.  
Tiene el poder de la metamorfosis: 
cambia de mujer horrible, de dientes felinos y ojos abultados a muchacha bella, insinuante como un espejismo entre los árboles. 
Así atrae a los hombres y a los caminantes desprevenidos. Así los devora totalmente en la selva. 

http://compartiendoculturas.blogspot.com/2008/07/la-patasola.html





Valer La Pena


Todo esfuerzo tiene su recompensa, puede que durante el esfuerzo lo dudes pero al alcanzar la meta te darás cuenta que valió la pena.

La Novia Ciega


Había una chica que se odiaba por ser ciega.
Odiaba a todos, excepto a su novio amoroso.
Él siempre estaba allí para ella.

Un día ella le dijo a su novio:
"Si pudiera ver el mundo aunque sólo fuera un día, me casaría contigo."
Un día, alguien donó un par de ojos para ella.
Cuando por fin retiraron el vendaje de sus ojos, fue capaz de verlo todo, incluyendo a su novio.
Él le preguntó:
-"¿Ahora que ya puedes ver el mundo, ¿quieres casarte conmigo? “
La niña miró a su novio y vio que era ciego.
La apariencia de sus párpados cerrados la impresionó.
Ella no se lo esperaba.
La idea de mirarlo el resto de su vida así la llevó a negarse a casarse con él.
Su novio la dejó con lágrimas y días más tarde le escribió una nota diciendo:
-"Cuida bien de tus ojos, mi amor, porque antes de ser tuyos, fueron míos."

Desconozco el autor


lunes, 24 de agosto de 2015

En Ocasiones...

En ocasiones la senda que escogemos es larga y difícil, pero recuerda: esas sendas son las que siempre conducen hacia los panoramas más bellos.

Inevitablemente aparecen desafíos; tu reacción ante ellos es lo que determina quien eres dentro de tu corazón y todo lo que serás incrementa tus posibilidades de alcanzar la meta emprendiendo la labor en forma gradual.

Todo lo que se te pide es que hagas lo mejor que puedas hacer date cuenta de que eres capaz de llevar a cabo milagros por tu propio esfuerzo.

Recuerda que las oportunidades golpean tu puerta por alguna razón y las oportunidades que te convienen están al alcance de tu mano.

No necesitas ganar todas las veces, pero si necesitas saber que hace falta para ganar. 
De ti depende encontrar la llave que abre la puerta hacia una vida más cerca de la verdad que te permite sobrevivirlas; y sobrepasarlas.

Cruza tus puentes. Enfrentarte a tus desafíos.

Persigue tus aspiraciones y acércalas cada vez más a tu corazón.


Abandona los "si tan solo" y procede con lo que necesitas hacer para que todo este bien. 
Persigue todo lo que deseas de la vida, con las bendiciones de todas las personas que te aman y descubre lo que significa realizar tus deseos.

Si Te Aferras


Si te aferras a quien no te quiere, es igual que si lo hicieras a un cactus, cuanto más te acercas a él, más daño te haces a ti mismo.

Amistad


Hace mucho tiempo vivió un derviche que tenía fama de ser muy sabio.
Cierto día, su único amigo, deseando vivir aventuras, quiso partir a lejanas tierras, pero cuando regresó, como se había hecho cristiano, le dio vergüenza confesárselo y decidió no ir a verlo.
No obstante, el derviche, sabiendo de su regreso, lo buscó por toda la ciudad y, al encontrarlo, lo abrazó fuertemente y le dijo:
- ¿Estás loco? No es tu religión la que me une a ti –
Sin embargo, al cabo de un tiempo, el amigo perdió toda su fortuna, su fama y su posición, y de la misma forma, dejó de ir a ver al derviche porque le daba vergüenza confesárselo.
No obstante, cuando el derviche se enteró, fue a su encuentro, lo sacudió y le dijo:
- ¿Estás loco? No es tu riqueza la que me une a ti –
De la misma manera, pasados unos meses, el hombre contrajo una enfermedad muy contagiosa y se encerró en casa.
No obstante, cuando el derviche se enteró, fue a visitarlo, lo atendió y, cuando estuvo curado, le dijo:
- ¿Estás loco? No es tu salud la que me une a ti –
Entonces el hombre, muy emocionado, cogió la mano del derviche y, mirándolo a los ojos, le preguntó:
- Oh amigo, si no es mi religión, ni mi riqueza, ni mi posición, ni mi salud ¿Qué es lo que te une a mí? –
Y el derviche le respondió:

- ¡Tú lo has dicho, amigo! Lo que me une a ti es la Amistad

domingo, 23 de agosto de 2015

El Éxito Comienza Con La Voluntad

















Si piensas que estás vencido, lo estás.
Si piensas que no te atreves, no lo harás.
Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes, no lo lograrás.
Si piensas que perderás, ya has perdido, porque en el mundo encontrarás que el éxito comienza con la voluntad del hombre.
Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido antes de haberse corrido, y muchos cobardes han fracasado, antes de haber su trabajo empezado.
Piensa en grande y tus hechos crecerán.
Piensa en pequeño y quedarás atrás.
Piensa que puedes y podrás.
Todo está en el estado mental.
Si piensas que estás aventajado, lo estás.
Tienes que pensar bien para elevarte.
Tienes que estar seguro de ti mismo, antes de intentar ganar un premio.
La batalla de la vida no siempre la gana el hombre más fuerte, o el más ligero, porque tarde o temprano, el hombre que gana, es aquél que cree poder hacerlo.


Rudyard Kipling

Veinte Consejos De Los Indígenas Del Norte De América


1. Levántate con el sol para orar.
Ora sola(o).
Ora frecuentemente.
El Gran Espíritu oirá, ciertamente, si le hablas.

2. Sé tolerante con aquellos que han perdido el camino.
La ignorancia, la presunción, la ira, los celos y la avaricia (codicia), provienen de un alma perdida.
Ora para que ellos encuentren guía.

3. Búscate a ti mismo, por tus propios medios.
No permitas que otros hagan tu camino por ti.
Es tu senda, y sólo tuya.
Otros pueden caminar contigo, pero nadie puede hacer tu camino (o caminar tu senda) por ti.

4. Trata a los huéspedes en tu casa con mucha consideración.
Sírveles la mejor comida, dales la mejor cama y trátalos con respeto y honor.

5. No tomes lo que no es tuyo, sea de una persona, una comunidad, de la selva o de una cultura.
No fue dado ni ganado.
No es tuyo.

6. Respeta todas las cosas que están sobre esta tierra, sean personas o plantas.

7. Honra los pensamientos, deseos y palabras de todas las personas.
Nunca los irrumpas, ni te burles de ellos, ni los imites de manera grosera.
Permite a cada persona el derecho a su expresión personal.

8. Nunca hables de los demás de mala manera.
La energía negativa que pones en el universo se multiplicará cuando retorne a ti.

9. Todas las personas comenten errores.
Y todos los errores pueden ser perdonados.

10. Malos pensamientos causan enfermedad a la mente, al cuerpo y al espíritu.
Practica el optimismo.

11. La naturaleza no es PARA nosotros.
Es PARTE de nosotros.
Ella es parte de tu familia del mundo.

12. Los niños son las semillas de nuestro futuro.
Siembra amor en sus corazones y riégalos con sabiduría y lecciones de vida.
Cuando crezcan, dales espacio para crecer.

13. Evita herir los corazones de los demás.
El veneno de su sufrimiento retornará a ti.

14. Sé verdadero (veraz) todo el tiempo.
La honestidad es la prueba de la voluntad de uno en este universo.

15. Consérvate balanceado.
Tu persona Mental, tu persona Espiritual, tu persona Emocional, y tu persona Física: todas tienen la necesidad de ser fuertes, puras y saludables.
Ejercita al cuerpo para fortalecer la mente.
Crece mucho espiritualmente para curar enfermedades emocionales.

16. Haz decisiones conscientes acerca de quién serás y acerca de cómo reaccionarás. Sé responsable por tus propios actos.

17. Respeta la privacidad y el espacio personal de los demás.
No toques la propiedad personal de los demás, especialmente los objetos sagrados y los objetos religiosos.
Esto está prohibido.

18. Sé verdadero ante ti mismo primero que todo.
No puedes nutrir y ayudar a otros si no puedes nutrirte y ayudarte a ti mismo primero.

19. Respeta las creencias religiosas de los demás.
No impongas en los demás tus propias creencias.

20. Comparte tu buena fortuna con los demás.
Participa en la caridad.


sábado, 22 de agosto de 2015

A Veces, Sólo A Veces...


Retirarse no es rendirse, ni estar en contra es agredir.
Cambiar no es hipocresía, y derrumbar no es destruir.
Estar a solas no es apartarse, y el silencio no tener que decir.
Quedarse quieto no es pereza, ni cobardía es sobrevivir.
Sumergirse no es ahogarse, ni retrocedes para huir.
No se desciende trastabillando, ni el cielo ganas por bien sufrir.
Y las condenas no son eternas, ni por perdones vas a morir.

A veces, sólo a veces...

Hace falta soltarse, izar las velas, abandonarse, dejar que fluya, que aquel viento cambie, cerrar los ojos y enmudecer.

Soltar para encontrar.

Renunciar para vencer.

Cambiar para sanar.

Querer para poder.

Romper para liberar."

María Guadalupe Munguía Tiscareño

viernes, 21 de agosto de 2015

El Sentir De Tu Corazón

Lo que te hace auténtico no es tu aspecto físico, 
ni el lugar en el que vives, ni lo que posees...
Es algo que siempre viaja contigo:
El sentir de tu corazón.

jueves, 20 de agosto de 2015

El Mono En Tu Mente


El mono en tu mente
Alan Watts
Somos adictos al pensamiento, siempre tenemos que estar distraídos con algo y parece que no podemos tener un momento a solas con nosotros mismos.
¿Por qué huimos de nosotros mismos?

Guía

Cuando a la gente la guía lo espiritual, 
lo material es, simplemente, calidad de vida;
cuando a la gente la guía lo material, 
lo espiritual sólo sirve para calmar la angustia.

Diles


No lo conseguí mamá, pero no se lo digas a los hermanos, ni a papá.
Diles que llegué a ese lugar del que tanto nos hablaba el abuelo donde los tanques echan agua y las balas son de caramelo, que aquí no me falta el pan ni el dinero para pagar.
Que sigan luchando por un mundo mejor.
Diles que vivo en Italia y que mi barco no se hundió.

Desconozco el autor


miércoles, 19 de agosto de 2015

La Sexalescencia


Si miramos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía:
La gente que hoy tiene alrededor de sesenta años:
La sexalescencia.
Es una generación que ha echado fuera del idioma la palabra "sexagenario", porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales la posibilidad de envejecer.
Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la "adolescencia", que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del S. XX para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse.
Este nuevo grupo humano que hoy ronda los sesenta o setenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria.
Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura latinoamericana le dio durante décadas al concepto del trabajo.
Lejos de las tristes oficinas, muchos de ellos buscaron y encontraron hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganan la vida con eso.
Supuestamente debe ser por esto que se sienten plenos; algunos ni sueñan con jubilarse.
Los que ya se han jubilado disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad, crecen desde adentro.
Disfrutan el ocio, porque después de años de trabajo, crianza de hijos, carencias, desvelos y sucesos fortuitos bien vale mirar el mar con la mente vacía o ver volar una paloma desde el 5º piso del departamento.
Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante.
Ella trae décadas de experiencia de hacer su voluntad, cuando sus madres habían sido educadas a obedecer y ahora pueden ocupar lugares en la sociedad que sus madres ni habrían soñado en ocupar.
Esta mujer sexalescente pudo sobrevivir a la borrachera de poder que le dio el feminismo de los 60′, en aquellos momentos de su juventud en los que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad.
Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, algunas estudiaron una carrera universitaria junto con la de sus hijos, otras eligieron tener hijos a temprana edad, fueron periodistas, atletas o crearon su propio "YO, S.A.".
Este tipo de mujeres nacidas en los 50s. no son ni por equivocación las clásicas "suegras" que quieren que los hijos/as les estén llamando todos los días, porque ellas tienen su propia vida y ya no viven a través de la vida de los hijos.
Su camino no ha sido fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente.
Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo; la gente de "sesenta o setenta"", hombres y mujeres, maneja la compu como si lo hubiera hecho toda la vida.
Se escriben, y se ven, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar a sus amigos y les escriben un e-mail con sus ideas y vivencias.
Por lo general están satisfechos de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo.
Raramente se deshacen en un llanto sentimental.
A diferencia de los jóvenes; los sexalescentes conocen y ponderan todos los riesgos.
Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona, toma nota, a lo sumo… y a otra cosa.
La gente mayor comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada.
Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo…
Ellos, los varones no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani, ni ellas, las mujeres, sueñan con tener la figura tuneada de una vedette.
En lugar de eso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa iluminada por la experiencia.
Hoy la gente de 60 o 70, como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE, antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, porque la juventud también está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben.
La gente de 60 y 70 de hoy celebra el Sol cada mañana y sonríe para sí misma muy a menudo…hacen planes con su propia vida, no con la de los demás.
Quizás por alguna razón secreta que sólo saben y sabrán los del siglo XXI.


Autor desconocido.







Preparados Para Ver


Las personas logran ver sólo aquello para lo que está preparados para ver.
Toda percepción de la vida depende exclusivamente de un estado de conciencia.

El Niño Que Fuiste

Hace mucho tiempo un hombre fue a ver a mi maestro y, llorando, le dijo:
- Señor, he notado que, desde hace algunos años he perdido la ilusión de vivir. Ya nada me apasiona, nada me inspira, no tengo nada que me haga levantar cada mañana, la angustia me invade ya no puedo más. ¡Usted es mi última esperanza! Por eso he venido a preguntarle qué puedo hacer.
A lo que mi maestro contestó:
- Te equivocas de persona. Realmente a quien debes buscar es al niño que fuiste para preguntarle a él qué es lo que le hacía feliz. Desafortunadamente, con los años nos vamos olvidando de los sueños que teníamos cuando éramos pequeños, y junto con ellos, dejamos además abandonada nuestra inocencia por el camino, la cual sigue esperando pacientemente que volvamos a buscarla. Intentando tapar ese hueco vacío que hemos dejado en el alma, tratamos llenarlo con las cosas de este mundo, pero la felicidad real no pertenece a este mundo, por eso sufrimos, porque lo que metemos en el alma no es capaz de calmar nuestra sed, sino más bien todo lo contrario. Siempre nos deja más sedientos. Hijo mío, la felicidad no entiende otro lenguaje más que el de la inocencia. Por tanto, ¿cómo podrías ser feliz habiendo olvidado el lenguaje de la felicidad? Entiende de una vez que solo el niño que fuiste tiene las respuestas que buscas. Solo el niño que fuiste podrá ayudarte a encontrar el País de Nunca Jamás.

Buscar Entre Las Ramas



Tal vez estés buscando en las ramas aquello que solo se encuentra en las raíces.


lunes, 17 de agosto de 2015

La Vida


La vida canta en nuestros silencios y sueña en nuestro sopor.

Aún cuando estamos vencidos y tristes, la Vida está entronizada en lo alto.

Y cuando lloramos, la Vida sonríe a la luz del día, y es libre aún cuando arrastramos nuestras cadenas.

Muchas veces la nombramos con nombres amargos, pero sólo cuando nos sentimos amargos y oscuros.

Y la juzgamos inútil y vacía, pero sólo cuando el alma vaga por lugares desolados y el corazón esta ebrio de excesiva preocupación por sí mismo.
La Vida es profunda y alta y distante; y aunque vuestra vasta visión apenas alcance a sus pies, ella está cerca; y aunque sólo el aliento de vuestro aliento llegue a su corazón, la sombra de vuestra sombra cruza su rostro y el eco del más débil de vuestros gritos se convierte en su pecho en otoño y primavera.

Y la vida está velada y oculta, así como está oculto y velado vuestro ser más íntimo. Pero cuando la Vida habla, todos los vientos se vuelven palabras; y cuando vuelve a hablar, las sonrisas en nuestros labios y las lágrimas en nuestros ojos se hacen palabras también.

Cuando ella canta, los sordos oyen y quedan cautivados; y cuando viene andando, los ciegos la ven y se quedan pasmados, y la siguen maravillados y atónitos.


Khalil Gibran.
 

Te Digo Gracias











Buenísimas noches desde el Alma....
Si alguna vez me diste una palabra de ánimo...
Si pensaste en mí y te preocupaste por verme mal...
Si me dedicaste un poco de tu tiempo...
Si sonreíste porque sonriera yo...aunque quisieras llorar...
Si hablaste conmigo aunque solo te apeteciera callar...
Si un día me perdonaste todo sin que te explicara nada...
Si alguna vez me has esperado sin saber si iba a llegar...
Si un día te hice sentir el dolor que yo sentía...
Si te alegraste infinito por algo bueno que me ocurría...
Por todo ello y por lo que hiciste y no vi...

Te digo Gracias.